• 15
  • Feb
  • 0
oculoplastia-especialidades-centro-laser
Author

Oculoplastia: Todo sobre esa subespecialidad

La oculoplastia es la rama estética de la Oftalmología, una subespecialidad que incluye diversos procedimientos quirúrgicos para tratar distintas dolencias relacionadas al área de los ojos. Así como la medicina general cuenta con la Cirugía Plástica para perfeccionar, corregir y mejorar algunos detalles del cuerpo humano, así esta área se encarga de los detalles que “estéticamente” puedan ser corregidos para una mejor visión, y una salud visual y sicológica más sana.

¿Qué es la Oculoplastia?

La oculoplastia (cirugía oculoplástica o cirugía plástica ocular) es la subespecialidad oftalmológica que se encarga de la reconstrucción, embellecimiento y tratamiento de las estructuras que rodean el globo ocular. Éstas son:

  • Órbita. Es el espacio donde se aloja el globo ocular. La oculoplastia en esta área, atiende patologías como la enfermedad de graves o tumores intraorbitarios.
  • Párpados. Pueden sufrir problemas de párpado caído, movimiento o presencia de tumores.
  • Vía lagrimal. Esta estructura actúa como drenaje del globo ocular, limpiando las impurezas.
  • Zona periocular. Es la que comprende el contorno que rodea párpados y ojos.

¿Cuáles son los principales tratamientos que comprende esta subespecialidad?

La oculoplastia comprende una serie de tratamientos de cirugía, en las distintas áreas de interés que esta especialidad explora. Algunos de los tratamientos más frecuentes que maneja esa rama de la Oftalmología son:

  • Tratamiento de Entropión. El entropión en la inversión hacia dentro del párpado inferior. Implica irritación, visión borrosa y hasta pérdida de la visión a largo plazo si no se trata a tiempo. La cirugía ocular para esta patología permite la corrección del defecto, posicionando el párpado a su estado normal.
  • Tratamiento de Ectoprión. A la inversa del entropión, esta patología produce que el párpado inferior se proyecte hacia afuera. La oculoplastia para esta enfermedad permite tensar el párpado y sus inserciones para colocarlo en la posición adecuada.
  • Cirugía de ptosis. Permite corregir la patología de “párpado caído”
  • Tratamiento de xantelasmas. Los xantelasmas son pequeños nódulos grasos o tumores benignos que se encuentran alrededor del párpado. Son frecuentes en personas que padecen diabetes o hipercolesterolemia, y gracias a la oculoplastia pueden ser tratados con eficiencia.
  • Tratamiento de lagrimales. La mayoría de las enfermedades lagrimales suelen ser de tipo quirúrgico. La oculoplastia ayuda a corregir defectos como la obstrucción de las vías lagrimales, que impiden el correcto drenaje que el ojo necesita para su funcionamiento.
  • Tratamiento para ojeras, frecuentes en el 70 % de la población. Son posibles de atender con las técnicas que se derivan de la oculoplastia.
  • Tratamiento para el contorno de los ojos. Las técnicas de oculoplastia ayudan a corregir las bolsas palpebrales que se forman bajo los ojos producto de la edad y el tiempo.

En Centro Láser contamos las herramientas, tecnología y personal capacitado para darle la mejor asistencia en cuanto a los servicios oculoplásticos. Contamos con los más modernos tratamientos y equipos para garantizar la mejora estética del paciente, así como la recuperación de la función del ojo que se haya visto alterado por alguna de las dolencias que atiende el área oculoplástica.

Y sobre el oculoplástico…

El cirujano oculoplástico es un oftalmólogo entrenado clínica y quirúrgicamente en el tratamiento de los aspectos estéticos y funcionales de las estructuras que rodean el ojo: párpados, vías lagrimales y órbita, que es el espacio óseo donde se aloja este órgano. Oftalmólogos y esteticistas del ojo, los cirujanos oculoplásticos se encuentran capacitados para tratar dolencias que afectan el desarrollo de la vista.

El oculoplástico asiste pacientes que van desde niños recién nacidos hasta ancianos, quienes puedan estar afectados por alguna de las lesiones anteriormente mencionadas, las cuales, de no corregirse, pueden provocar laceración de córneas, tumores orbitales o ceguera.

Déjanos un comentario